4 razones por las que perdemos la motivación en el trabajo

perdemos la motivación

La motivación laboral afecta de manera positiva los resultados de cualquier negocio, y sin embargo, llama poderosamente la atención el creciente número de trabajadores que cada vez aman menos sus trabajos.

Un estudio realizado a nivel  mundial por Gallup reveló que en el mundo existe el doble de trabajadores “activamente desconectados” que trabajadores “comprometidos” que aman a sus puestos de trabajo.

De hecho Gallup descubrió en su estudio que sólo un 13% de los trabajadores se siente realmente comprometido por dar lo mejor de sí para la empresa en la que trabaja. En cambio, la gran mayoría no se sienten comprometidos y carecen de motivación, lo que sin duda hace que tengan menos posibilidades de ser productivos. 

4 razones por las que perdemos la motivación en el trabajo

Si te consideras parte de las estadísticas anteriormente mencionadas, a continuación te damos 4 razones que pueden estar haciendo que pierdas la motivación en el trabajo, así como soluciones que te pueden ayudar a hacerle frente.

Razón 1: No te sientes seguro en tu trabajo.

Debido a la situación económica que atraviesa el mundo, muchos trabajadores tienden a sentirse inseguros en sus puestos de trabajo, ya que a veces trabajan para empresas que son inestables o que podrían llegar a serlo, y esto es una de las causas que genera desmotivación laboral.

Esta situación puede hacer que cualquier trabajador desperdicie su energía en preocuparse por lo que vendrá, o ponga demasiado atención a los rumores de pasillo.

Solución: Ante un clima de inseguridad, lo que te recomendamos es que procures mantener una comunicación directa y frecuente con tus jefes, para que puedas saber de fuentes fidedignas el estado de la empresa, así como el estado del trabajo que tú realizas. Sabiendo lo que viene, te sentirás más cómodo y seguro, e incluso, aunque tuvieras que considerar la posibilidad de empezar a buscar otro trabajo.

Razón 2: No tienes un objetivo claro para ti.

Si la única razón por la que trabajas es por hacer dinero, seguramente la desmotivación laboral tocará rápido a tu puerta.

El dinero en realidad debería de ser sólo una de las muchas razones para trabajar. De hecho, a menudo muchas personas se sienten motivadas a trabajar duro porque tienen un objetivo claro que las guía, y poseen una visión de a donde desean llegar.

Solución: Es parte de nuestra naturaleza sentir el deseo de lograr un mayor progreso; de lograr algo más grande y que mejore nuestras vidas. Por tanto,

Objetivos como lograr un mejor rendimiento en tu trabajo, o invertir en algún cambio en tu estilo de vida que te haga una persona más feliz y más saludable, son solo ejemplos de metas que te ayudarán a mantenerte más motivado en el trabajo; ya que el trabajo se convertirá en un medio para lograrlos.

 Razón 3: No tienes confianza en tus jefes.

Para que un negocio sea exitoso y logre el compromiso de sus empleados, es imprescindible que todos los empleados confíen en la capacidad de sus jefes. Esto no quiere decir que los empleados deben sentir amor por sus jefes; pero sí que los empleados sientan que sus jefes están preparados para el puesto.

Solución: A menos que tengas tanta confianza con tu jefe como para aconsejarlo y sepas que no lo tomará a mal, lo mejor en esta situación es evaluar si vale la pena continuar en esa empresa; ya que si sientes que no hay claridad en la dirección de la misma, difícilmente lograrás sentirte motivado.

Razón 4: Existe un ambiente de trabajo tóxico.

Esta es otra de las grandes razones por las que uno como empleado se ve desmotivado, el famoso ambiente tóxico de trabajo. Compañeros complicados, un ambiente lleno de rumores, jefes incapaces… cuando se está atascado entre colegas desagradables, es difícil lograr sentirse comprometido con la empresa.

Solución: Si te encanta tu trabajo y no quieres irte de la empresa, trabaja en tu actitud hacia estas personas, en lograr que ellas no te afecten. A esto puedes agregar iniciativas propias como buscar prácticas que fomenten el trabajo en equipo y que permitan hablar abiertamente de temas como políticas, deberes y responsabilidades.

Por otro lado, si ya no te sientes cómodo en el trabajo, y el ambiente tóxico te está generando estrés, e ir cada día a trabajar es un sufrimiento, es mejor evaluar si deberías considerar buscar un nuevo empleo.