Control mental: 6 tips para dejar de posponer

Control mental: Procrastinación

Muchos le llaman el “gran enemigo del siglo XXI”.

Otros le conocen como “el ladrón del tiempo”, “La Gran P” o el eterno “mañana empiezo / después lo hago”.

Su verdadero nombre es procrastinación, se define como “la acción de posponer las tareas importantes reemplazándolas por otras que nos producen mayor satisfacción” y se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para la gran mayoría de personas.

Y es que al contrario de lo que puedas pensar, ese enemigo del control mental nos afecta a todos, en mayor o menor grado, y nos impide tomar acciones que nos ayuden a avanzar.

Alejarlo es posible, y aunque requiere constancia, es mucho mejor actuar para alejarlo de tu vida que hacerle un hueco y soportar todas sus consecuencias.

Por eso quiero compartirte 6 tips que a mí me ayudaron a alejar “La Gran P” y que si eres constante van a ayudarte a vivir muchísimo mejor, más alegre y vital con solo aplicar estos consejos.

¡Toma nota! 🙂

Control mental: 6 pasos para vencer la procrastinación

Estamos a un solo “click” de caer en la procrastinación.

Seguro que más de una vez cambiaste esa tarea importante por un viaje a la cocina, por una charla con un amigo, por ese programa en la televisión, ese vídeo en Youtube o esa visita fugaz en Facebook que terminó siendo de 40 minutos.

¡Eso le ocurre a la gran mayoría! Y aunque la primera vez puede resultar gracioso, cuando se convierte en una costumbre se convierte en un dolor de cabeza, en un nido de frustraciones y un eterno dilema que necesitamos resolver cuanto antes.

¿Conoces esa sensación?

Afortunadamente hay una serie de consejos que te ayudarán a alejar “La Gran P” siempre que los pongas en práctica y seas constante.

Son muy fáciles, puede ponerlos en práctica cualquier persona, y solo traen cosas buenas!

Tip 1: Cambia el ‘mañana’ por el ‘hoy’

¿Oíste alguna vez la frase “fíngelo hasta que lo sientas”? Pues esta es la idea 🙂

Si tienes que hacer algo importante, urgente y que sabes que a pesar de que lo retrases vas a tener que seguir haciendo, entonces… ¿Por qué no hacerlo cuánto antes?

Al principio te costará, pero se trata de que cada vez que pospongas algo te recuerdes que de todas formas vas a tener que hacerlo, y que hacerlo cuanto antes solamente te dará mayores satisfacciones, alegrías y mayor margen de maniobra.

Además, vas a sentirte realmente bien.

La idea es que nada más comenzar tu día (o si te va mejor puedes hacerlo el día anterior antes de acostarte) anotes todas las tareas que tienes que hacer por “obligación” y también las que te gustaría hacer por placer.

Reserva tiempo para cada una de ellas (mi consejo es que no trates de hacer todo en un solo día), y si tienes que hacer una tarea “pesada” o que no te gusta… Piensa que solo vas a dedicarle un tiempo hoy para que no tengas que hacerlo mañana, y sin más ponte a trabajar en ella.

Después, combínala con otras tareas que te produzcan más satisfacción, pero separando el tiempo para cada cosa.

Tip 2: Rompe la barrera del ‘minuto -1’

Está demostrado que el minuto más importante, el que define si vamos a terminar haciendo algo o no, es el “minuto menos 1”; es decir, el minuto anterior a comenzar con esa tarea.

Esa es la verdadera barrera que te impide tomar acción.

Si la superas, todo resultará más llevadero y habrás evitado mayor riesgo de procrastinación.

Así que cuando vayas a comenzar con esa tarea, antes de decirte “mañana sigo” o “más tarde continuo” convéncete de que si ya tenías reservado el tiempo y si ya habías pensado en hacerlo… ¿Qué mejor que seguir adelante?

Si rompes la barrera del “minuto -1” todo resultará más fácil. Solo tienes que ser consciente de que tienes que hacerlo.

Nada se arreglará por si solo, pero por supuesto ¡Puedes lograrlo… Y vas a lograrlo!

Tip 3: Realiza tu tarea en porciones

Si tienes una tarea muy “grande” por hacer, divídela en porciones; eso te dará la confianza y seguridad para terminar lo que empiezas.

La idea es que como te conté en el “Tip 1” te reserves un tiempo para cada cosa durante el día, y que en ese tiempo estén incluidas las tareas importantes (no quieras hacerlas todas a la vez, prioriza las que son más urgentes y de ahí avanza 🙂

Después, divídela en pequeñas porciones y cada día (o durante varias franjas horarias del día) ves avanzando.

De ese modo te parecerá muchísimo más fácil y además saber que comenzaste y que estás avanzando te aportará mayor confianza para seguir en el camino.

Tip 4: Celebra los pequeños avances

Este es uno de mis tips favoritos.

Se trata de celebrar los avances para así motivarte más y alejar la “Gran P” definitivamente.

Por ejemplo, por cada avance de esa tarea tediosa regálate algún momento de placer: queda con alguien para tomar un café, sal a pasear por el campo o cómete un bombón.

Cualquier cosa sirve mientras sea algo que te gusta y que te hace sentir bien, pero ten en cuenta que tiene que ser un avance significativo como para poder registrarlo y celebrarlo, y ten presente que mientras estés haciendo esa tarea solamente vas a enfocarte en eso.

Esto es algo que funciona muy bien y además ayuda a crear un hábito positivo: el de estar durante un período de tiempo enfocado en una sola cosa.

Tip 5: Evita los argumentos permisivos

Si te dices que “no pasa nada por un día que me retrase, tengo tiempo”, “miro Facebook pero solo cinco minutos” o “ya empiezo mañana que es lunesno te estás mirando en un espejo real ni darás pasos hacia un cambio correcto.

Sé consciente que no hay nada mejor que dar el primer paso, así que organiza tu día pensando que hoy es el único día que existe!

Tip 6: Acuérdate de parar para seguir caminando

De vez en cuando tenemos que pararnos para seguir caminando; y poner un poco de pausa, calma y reflexión.

Si tienes la sensación de estar atrapado en el tiempo y sientes que las horas no te alcanzan, deja todo lo que estás haciendo, respira hondo y trata de pensar “con la cabeza fría”.

Lo ideal es que te reserves unos minutos al día para meditar o para no pensar en nada.

A mí me funciona muy bien escuchar “brisa matinal” de Omsica nada más despertarme y después organizar mi día en función de mis prioridades.

Y si estoy en una tarea que requiere mucha concentración escucho “punto focal”, me pongo un temporizador (aquí tienes un listado de ‘pomodoro’ que te ayudará a administrar tu tiempo) y durante ese período solamente realizo mis tareas.

Después, me tomo una pequeña pausa, camino y hago algo que me gusta por 5-10 minutos.

¿Qué te parecieron estos 6 consejos para dejar de posponer todas las tareas importantes?

¿Usas algún otro tip que quieras compartirnos?

Mi consejo es que lo apliques poco a poco, que trates de ser consciente de cuando estás dejando algo para más adelante y que como dice el refrán: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

¡Si eres constante, la procrastinación muy pronto será cosa del pasado!

Espero tus comentarios 🙂

Entra AQUÍ para ver cómo los Audios de Omsica pueden ayudarte