Mejora tu Salud Meditando

Meditación Y SaludPor lo común en el mundo occidental las personas vivimos inmersos en un ritmo a veces arrollador, que nos genera tensiones constantes. Además solemos estar dominadas por nuestro propio “ruido mental”, y muchas veces nos resulta imposible silenciar nuestra mente de modo tal de conectar con lo que nos rodea sin mediaciones del propio ego, ni de los propios juicios sobre las personas y las cosas. En tal contexto, en lugar de accionar a partir de lo que desea nuestro “yo profundo” (o nuestro “sí mismo”), reaccionamos a partir de aquello que nos sugieren nuestros propios pensamientos, alimentados con prejuicios y miedos muchas veces vanos.

Pues bien, la meditación consiste en una serie de técnicas sencillas que permiten justamente que por un lado nos relajemos –deshaciéndonos de tensiones-, y también que nos liberemos del “yugo mental” (la idea es que podamos usar la mente como nosotros queramos, y no que ella nos utilice a nosotros).

La meditación permite unificar cuerpo y mente

De modo tal de encontrar calma y paz interior, escuchar la propia respiración y prestar atención a la energía vital que nos habita. No se trata de ninguna forma de religión; es una práctica que en algún punto implica ingresar en un nuevo estado de conciencia, que habilita estados más gozosos y creativos.

Se ha comprobado que la meditación tiene múltiples beneficios para la salud integral de las personas. Entre ellos cabe destacar los siguientes:

Disminución del estrés: Al ingresar en un estado de calma y paz interior, la persona logra apaciguarse y equilibrarse. Encuentra calma para enfrentar los conflictos cotidianos.  Se libera de la ansiedad y encuentra cierto bienestar interno. Además, es menos proclive a la depresión.

Reducción de la presión sanguínea: En tanto técnica de relajación, la meditación es beneficiosa para nuestro sistema cardiovascular, al reducir la presión arterial.

Ayuda a dormir mejor: Diversos estudios indican que la meditación ayuda a ingresar en estados de descanso profundo. En la medida en que colabora para que la mente se relaje, y se despoje de las emociones del día, prepara las condiciones para que la persona repose mejor.
Fortalece el sistema inmunológico: La meditación evita que el sistema inmunológico se resienta (algo que sucede a menudo cuando el cuerpo está tensionado). Al lograr un estado de relajación, se activan distintos mecanismos relacionados con la autocuración del cuerpo.

Mayor atención: Esta práctica silencia nuestra mente y nos ayuda a “vaciarnos”, para prestar atención a lo que realmente sucede, y no al ir y venir de los pensamientos. Al no tener pensamientos que nos distraigan, estamos más despiertos, más conectados con el bendito aquí y ahora; y por lo tanto rendimos mejor en lo cotidiano. Logramos una mejor concentración. Y también mejora nuestra memoria.

¿Conoces algún otro beneficio que aporte la meditación a la salud de las personas? ¡Te invitamos a compartirlo!