¿Para qué sirven los Prebioticos?

prebioticos

Si hay una comida sana, que sacia y que hace que el organismo encienda el interruptor de adelgazamiento son los prebióticos. Pero ¿qué son realmente? ¿Para qué sirven los Prebioticos?

Casi todos los alimentos que consumimos son digeridos por nuestro organismo, pero hay un pequeño tipo, los prebióticos, que se caracterizan por no ser digeribles y aún así, extremadamente sanos.

Son tan resistentes que son capaces de pasar por todo nuestro sistema gastrointestinal sin sufrir a penas modificaciones, hasta llegar al colón donde fermentan. No obstante, sí generan toda una revolución en nuestro cuerpo, una revolución muy sana.

Los prebióticos obligan a las bacterias del intestino a ejercitarse, a trabajar más fuerte y a reproducirse. De este modo aumentan su resistencia contra los organismos patógenos que provocan enfermedades. Increible ¿no?

Algunos de sus beneficios son:

1. Prevenir infecciones y estimular el sistema inmune.
2. Mejorar a digestión, implementando la absorción de nutrientes.
3. Reducir el colesterol.
4. Controlar los niveles de azúcar.

El tipo más común de prebiótico es conocido como inulina, una familia de glúcidos complejos, que se encuentra en la fruta y en las verduras. La inulina es una fibra soluble, lo que significa que se diluye en los fluidos estomacales formando un gel que ralentiza la digestión y remueve el colesterol.

La achicoria y la alcachofas son algunas de las fuentes más importantes de inulina, pero esta también se puede encontrar en los espárragos, ajos o avena, por mencionar algunos ejemplos. No obstante, debido a su importancia para la salud, también se halla en alimentos más “cómodos” a los que ha sido añadida como pan, yogures, cereales y galletas.

Los prebióticos suelen confundirse con los probióticos y si bien, la combinación de ambos es excepcional para nuestra salud, son cosas distintas. Como decíamos, los prebióticos son sustancias que incrementan la actividad bacterial, y los probióticos son micro-organismos vivos que sobreviven a los ácidos estomacales hasta llegar al intestino delgado.

Un estudio firmado por los doctores A. J. Burns y I. R Rowland de la Unviersidad de Ulster (Irlanda del Norte), demuestra que los alimentos que combinan ambos, prebióticos y probióticos, ayudan a prevenir el cáncer. Esto es debido a que los alimentos simbióticos serían capaces de aumentar la supervivencia de las bacterias y potenciar su función en el colón.

La importancia de la relación de cantidad de fibra (prebióticos) y microflora intestinal se descubre en lo siguiente: una dieta pobre en fibra ocasiona cambios en la ecología intestinal que sería capaz de desdoblar los ácidos biliares en compuestos que como el deshidronorcoleno y el metilcolantreno son cancerígenos. Así que es necesario, no sólo para adelgazar sino para la salud en general, introducirlos en nuestra dieta.

En el método Gabriel encontrarás los mejores medios para hacerlo. ¿Nos contarías como te sientes después de consumirlos?