Quieres Aceptarte A Tí Mismo? Te Damos Algunas Recomendaciones…

AceptaciónMuchos de nuestros problemas están teñidas por las críticas que nos hacemos hacia nosotros mismos.

Cuando aprendemos a aceptarnos completamente, lo positivo y lo negativo, nos permite ser más felices.

A continuación te damos 10 maneras para que practiques la aceptación hacia tí mismo:

1. Todo empieza con tu intención:
El aceptarse comienza desde tí mismo, con una intención consciente de que estás dispuesto a cambiar de un modelo en donde reina la auto-crítica, la duda y culpa a uno en donde la tolerancia, la aceptación y la confianza es Rey.

Cuando estableces que una vida llena de aceptación propia es lo que deseas, liberas una reacción en cadena que abre tu vida a la felicidad.

2. Perdónate:
Muchas personas viven atrapadas en su pasado y esto les impide aceptarse a sí mismos. Perdónate y continúa tu vida, el único momento en el cual vives es en el ahora. Sin importar que hayas hecho algo por el cual te sientes mal o si te molesta alguna característica de tu personalidad, es importante que aprendas de tus errores, que hagas un esfuerzo por el cambio, y que aceptes que no puedes cambiar tu pasado por más que quieras.

Quizás tu comportamiento no parezca razonable al verlo desde tu presente, pero piensa que tomaste la mejor decisión con la información que tenías en aquel momento.

3. Acalla a tu crítico interior.
Todos tenemos una voz en nuestro interior que frecuentemente nos recuerda de las cosas que hemos hecho mal. Muchas veces pensamos que habla con la voz de la razón, que lo que nos dice es la verdad.

Pero si no estarías dispuesto a decirle lo mismo a algún ser querido, a lo mejor no es que está siendo honesta, sincera, o realista sino que está emitiendo un juicio de valor.

Para acallar a tu crítico interior acuérdate frecuentemente que eres humano, que estás haciendo lo mejor que puedes y que eso es lo más que puedes hacer. Tus imperfecciones son parte de tí, son oportunidades para que puedas aprender y crecer y sanar.

4. Celebra tus fortalezas:
Somos muy buenos en reconocer nuestras debilidades, no tan buenos en celebrar nuestras fortalezas. Puede ser que ésto sea un rasgo que adquirimos a través de una vida en la cual nos acostumbramos a la crítica (por nuestros maestros, padres, o amigos) pero lo más positivo que puedes hacer por tí es encontrar cuáles son tus fortalezas y luego concentrarte en utilizarlas. Esto te dará más felicidad.

Lleva un diario y apunta tus fortalezas y habilidades. Muchas veces pensamos que algo que hacemos no es una habilidad o una fortaleza porque nos resulta tan fácil y simple que no podría serlo. Pero lo que resulta fácil para tí puede no serlo para otra persona. Somos inmensamente complejos y todos tenemos facultades positivas que podemos desarrollar.

Haz una lista de todas las situaciones frente las cuales te has sobrepuesto, de las metas que has logrado, de las personas que has ayudado, te puedes sorprender.

5. Practica la aceptación:
La aceptación implica el dejar ir y no la resignación de que no puedes hacer nada. El enfoque puede parecer sutil pero es enormemente diferente. La resignación frena tu crecimiento, la aceptación te empodera.

Cuando aprendes a aceptar a tu pasado, estás tomando el primer paso hacia el cambio positivo. Y al tomar un paso te motiva a tomar el siguiente.

6. Sé bondadoso hacia tí mismo:
Frecuentemente dudamos de tener la más mínima compasión hacia nosotros mismos. Somos nuestros peores críticos.

Sin embargo, la llave para la compasión es el entendimiento de que la debilidad y la fragilidad son parte de la experiencia humana.

Amarte a tí mismo con tus debilidades y no a pesar de ellas te permite ser más compasivo y te enseña a cómo aceptarte.

7. Crea tu grupo de apoyo:
La unión hace la fuerza. El poder de los grupos sociales frecuentemente puede crear más cambio que lo que puedes lograr si estás sol@.

Aún más importante, procura distanciarte de aquellas personas que te llenan de negatividad. Al rodearte de personas que te empoderan, que te aceptan y creen en tí, puedes lograr grandes cambios y tu felicidad aumentará notablemente.

8. Acepta tus sueños no logrados:
Una gran parte de nuestras dificultades para aceptarnos tienen una raíz que surge de nuestra inhabilidad de reconciliar quienes somos, con quién nos imaginamos que queríamos ser cuando jóvenes.

Quizás tenías un sueño de ser astronauta o bailarina de clase mundial, lo que sea hayan sido tus sueños acepta que no se cumplieron y enfócate en ser el mejor tú que puedes (en efecto lo eres).

9. Haz algo que beneficia a otras personas:
Se ha comprobado que al ayudar a otras personas no solamente te sientes más feliz, sino que también te da perspectiva.

El efecto que viene de darte cuenta que estás contribuyendo positivamente a la vida de otra persona te ayuda tener consciencia que no eres tan malo a como en veces te imaginas.

10. Presta atención a quienes te rodean:
Haz el siguiente ejercicio, pregúntate: ¿Quién te habla con negatividad? ¿Quién refuerza tu voz interior negativa? ¿Por qué permites a tales personas hacerte daño? ¿Estás permitiendo sentirte mal porque no estás dispuest@ a escoger una realidad diferente?

Cuando hayas respondido estas preguntas, toma acción. Si tienes que alejarte de aquellas personas que no te están ayudando entonces hazlo. El cambio está en tus manos, tu aceptación y felicidad es tuya. Ten el coraje de tomar responsabilidad de tu vida.

¿Qué te parecieron estas 10 maneras de aceptarte a tí mismo? Comparte tus experiencias más abajo en los comentarios, es más factible que logres algún cambio que estés buscando si tienes el apoyo de un grupo y apreciamos tus contribuciones.

¡Que tengas éxito, felicidad y amor en tu vida!