¿Qué diferencia crees que hay entre una persona que se concentra en cada tarea que desempeña, y una persona que se distrae con facilidad?

Probablemente, la diferencia sea muchísimo mayor de lo que hayas imaginado; porque dependiendo de lo concentrado que estés tendrás mejores resultados en cada área de tu vida y, por tanto, alcanzarás todos tus objetivos o te quedarás en el interminable intento de acercarte a ellos.

¿Sabías que la concentración está considerada la fuente del éxito?

Desde practicar un deporte hasta trabajar para una gran empresa… Todo parte de ella, de nuestro grado de concentración ante cada tarea en la que nos embarcamos.

Puede hacerte exitoso, hábil y persistente; pero además puede hacer de tu vida una lista repleta de objetivos cumplidos.

Pero además de todo eso, ¿qué puede hacer la concentración por ti? ¿Y qué puedes hacer para ser una persona que se concentra fácilmente en todo lo que se propone?

[adrotate banner=”4″]

.

 

Beneficios de una buena concentración

¿Cuántas veces te despertaste con miles de tareas por hacer y al final del día tuviste esa amarga sensación de que no terminaste ninguna?

En realidad todo eso tiene un nombre: distracción o, para ser más precisos, falta de concentración.

Dijo el historiador británico Thomas Carlyle que “la criatura más débil concentrando toda su energía sobre un solo objeto puede realizar grandes cosas, mientas que el hombre más fuerte y el más hábil que disperse sus fuerzas sobre muchas cosas, no lleva a cabo ninguna”.

La clave para lograr el éxito en cualquier tarea que emprendas está en concentrarte en una sola cosa a la vez y poner tu esfuerzo al 100% en esa actividad; y para eso debes olvidarte de todo lo demás.

Pero además de todo eso, ¿qué más puede hacer la concentración por ti?

Te da control total sobre tus pensamientos, aporta paz interior, confianza en ti mismo, fuerza interior, capacidad de enfocarte y aumenta notablemente la memoria y la capacidad de retención de información.

Pero no es todo. Saber concentrarte en cada tarea que llevas a cabo te da una mayor capacidad para enfocarte en tus tareas, ayuda a estudiar y comprender de forma más rápida, deja la puerta abierta a los pensamientos inservibles y molestos para que se marchen y no tengas que convivir con ellos, y te da la libertad para elegir cuándo y sobre qué quieres pensar.

Además, aumenta la capacidad de decidir y ejecutar decisiones, aporta un mejor funcionamiento en la vida cotidiana ya sea en casa o en el trabajo, y garantiza la felicidad interior.

Realmente, ¿hay alguna área de tu vida que no pueda mejorar si aprendes a concentrarte de verdad? La respuesta es NO: todo, absolutamente todo, mejora si tu concentración también lo hace.

La solución para mantenerse concentrado

¿Te gustaría saber cómo aumentar tu concentración lograr todo lo que te propones y vivir mejor?

La respuesta a todo eso la tiene la meditación, y es que entre sus múltiples beneficios se encuentra precisamente el de aumentar considerablemente la concentración.

Por supuesto requiere práctica, pero… ¿hay algo en la vida que no lo requiera?

Lo cierto es que para empezar 15 minutos al día serán suficientes para que notes los increíbles beneficios que te aportará el saber concentrarte.

Porque, como sabrás, mantenerse concentrado por mucho que uno lo intente no siempre es fácil.

El hambre, el cansancio, el estrés, el teléfono, la computadora, el correo electrónico, el tic-tac continuo del reloj, los problemas de relación o de dinero, el perro del vecino, la música del vecino o de tu compañero de trabajo, el aburrimiento o desinterés, las preocupaciones… Todo eso influye a la hora de concentrarte, y a menos que seas un completo genio de la concentración ya sabes de qué te estoy hablando.

Todo eso contribuye a que te distraigas con facilidad, y el resultado ya lo conoces: te pasas el día intentando hacer cosas que finalmente no haces simplemente porque tu atención está muy dispersa.

Pero imagina que pudieras concentrarte en cualquier momento y en cualquier lugar, independientemente de todos los factores que te hemos mencionado unas líneas más arriba…

Es más, imagina que incluso puedes concentrarte a pesar de las distracciones más poderosas de todas: las que aparecen diariamente en tu mente en forma de pensamientos.

Por supuesto, la meditación puede ayudarte a ello, y en realidad es la clave.

Pero la cuestión está en que muchas veces incluso debes concentrarte para poder meditar!

[adrotate banner=”4″].

 

¿Te cuesta concentrarte? Entonces toma nota: segmenta tus tareas en períodos más cortos. 20 minutos de intensa concentración serán mucho más productivos que ocho horas de atención dispersa.

Realmente, cuando aprendes a concentrarte tu vida da un giro y la productividad se gana una plaza fija en el podio del éxito.

Estar concentrado te da la energía necesaria para alcanzar tus metas, rendir más y mejor, y mejorar tu calidad de vida.

¿Te cuesta concentrarte? Ya sabes, la música y la meditación pueden hacer mucho por tu bienestar, éxito y felicidad; no dejes pasar más tiempo para aprovechar todo el potencial que hay en ti.

¿Por qué crees que no logras todo lo que te propones? Cuéntanos tus trabas, intentaremos ayudarte lo mejor posible.

¡Ah! Y no olvides comentarnos tus progresos y tus resultados 😉 Nos gusta mucho saber cómo avanzas y cómo te va. ¡Éxitos!

[adrotate banner=”2″]