¿Has notado alguna vez que tus fuerzas flaquean? ¿Has intentado empezar el día con buen pie pero no has logrado terminarlo de buen humor? ¿Tienes pánico a hablar en público? ¿Sientes que te falta creatividad? ¿Te gustaría tener más confianza en ti mismo? Sea lo que sea, lo más probable es que la solución se deba a un mismo motivo: tu energía. Y, por tanto, a los encargados de regularla: los chakras.

Todos somos energía pero, ¿sabías que en nuestro cuerpo hay siete grandes centros energéticos que se ocupan de ella? Es lo que llamamos chakras o ruedas giratorias, y de acuerdo con la cultura hindú y los orígenes del yoga, si están bien alineados y comunicados gozaremos de mayor salud y vitalidad, y de una mejor calidad de vida.

Estos siete centros energéticos giran en el sentido de las agujas del reloj y a su vez se encargan de absorber la energía, procesarla y asimilarla. Si algún aspecto de nuestra vida no está bien, es probable que no debamos mirar a nuestro alrededor sino a nuestro interior: ha llegado el momento de equilibrar nuestros centros energéticos.

Los siete chakras

Se dice que tenemos más de 80.000 chakras distribuidos por todo el cuerpo, a través de los cuales circulan corrientes de energía a diferentes velocidades. Pero hay siete que destacan por encima de los demás: ellos son los encargados de mantener el equilibrio entre nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestra mente.

[adrotate banner=”4″]

Cada uno tiene un nombre y una función, y se encuentran ubicados entre la cabeza y la parte más baja de la columna vertebral. Aprender a activarlos es cuestión de mezclar la teoría con la práctica, pero el primer paso está en saber localizarlos y conocer su función:

Primer chakra.-

Es el chakra raíz o de soporte, conocido como muladhara, y se encuentra en el perineo. Representa el equilibrio con el mundo, la supervivencia y el bienestar.

Segundo chakra.-

Es el chakra sexual, llamado también svadhisthana, y está ubicado dos dedos por debajo del ombligo. Está relacionado con la creatividad, las relaciones interpersonales y el estado de la satisfacción sexual.

Tercer chakra.-

Es el del plexo solar, manipura, y está situado en el plexo solar. Tiene que ver con la vitalidad, el equilibrio emocional, la fuerza de voluntad, el poder y la consumación de los deseos.

Cuarto chakra.-

Es el del plexo cardíaco, anahata, y se encuentra en el centro del pecho. Es el que tiene que ver con el amor incondicional, la sanación, el alma y el espíritu.

Quinto chakra.-

Es el laríngeo, conocido también como vishuddha, y está localizado en la base del cuello y el centro de la garganta. Él representa la expresión del ser, la comunicación y el autoconocimiento.

Sexto chakra.-

Es el del Tercer Ojo, ajna, y está ubicado en la frente entre los dos ojos. Está relacionado con la conciencia de unidad, el conocimiento y la memoria, y la co-creación.

Séptimo chakra.-

Es el de la corona sahasrara, y se encuentra en la coronilla. Tiene que ver con la sabiduría, la relación del ser total y la perfección.

Si nuestros siete chakras están abiertos, entonces nuestra energía fluirá y podremos vivir en un perfecto equilibrio. Pero muchas veces necesitamos activarlos, armonizarlos o equilibrarlos. Debido al estrés, las prisas, las quejas y todas las actitudes del día a día que nos alteran negativamente, nuestros chakras o puntos vitales se ensucian, taponan o cierran. Es entonces cuando notamos cierto malestar tanto físico como emocional dependiendo del chakra que esté desarmonizado. Por eso es tan importante tener todos los chakras bien alineados: el cuerpo lo agradece y la mente también.

Equilibra tus chakras

¿Qué debemos hacer para armonizar nuestros chakras? Lo cierto es que hay mucha variedad tanto en técnicas como en disciplinas, tan solo debes escoger la que mejor se adapte a ti y la que mejor te haga sentir.

Según la filosofía oriental los chakras tienen una influencia en todo lo que somos, y no debemos armonizarlos todos de golpe sino uno a uno: empezando por el chakra base y terminando por el de la corona. Una de las maneras de hacerlo es a través de los mantras, pero también existen otras técnicas como la acupuntura, la cromoterapia o la gemoterapia.

Hay formas específicas para alinear por separado cada uno de los chakras, ya que siempre tenemos uno más desarrollado que otro y debemos trabajar cada centro de energía en la medida que lo necesitemos. Si tienes miedos o falta de confianza necesitarás activar el séptimo chakra; y si en cambio tienes problemas de digestión, depresión, tristeza, dificultades respiratorias, de sociabilidad y confusión necesitarás trabajar sobre el tercer chakra.

Tener los chakras equilibrados es sinónimo de ser feliz. Al armonizarlos identificamos todo aquello que nos limita y empezamos a ir hacia nuestras metas sin ninguna barrera de por medio. ¿Crees que tus chakras están correctamente activados? ¿Te gustó este tema y te gustaría saber más? Escríbenos y cuéntanos qué te pareció.

[adrotate banner=”1″]