Piensa en algo que desees mucho y todavía no tengas… Algo que no sea material, que dependa de ti, de tu esfuerzo, de tus pensamientos, de tus acciones. ¿Por qué crees que todavía no lo tienes?

La respuesta tiene solo cinco letras: MIEDO.

Muchísimas veces actuamos con miedo y, lo que es peor, otras muchas veces dejamos de actuar por miedo.

¿Y qué es lo único que logramos de todo eso? Quedarnos sin eso que tanto queríamos solamente por haber tenido miedo.

¿Quieres saber todo lo que el miedo te impide lograr? ¿Quieres aprender a alejarlo para vivir mucho más feliz y dirigirte firme hacia tus metas?

En Omsica sabemos que tienes todo el potencial necesario para lograr todo lo que te propongas, por eso hoy te compartimos un ejercicio para alejar de ti ese factor que si aprendes a dominar hará que logres todo lo que te propongas: el miedo.

Los miedos te limitan y te alejan de la felicidad

Dijo el filósofo francés Alain que “el hombres que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo”.

Básicamente, si no logramos nuestras metas y objetivos es por miedo: miedo al fracaso, a caer, a no estar a la altura, a perder, a quedarnos a medias, a no saber hacerlo, a que no salga bien… Miedo a equivocarnos, a la soledad, a que sea demasiado tarde, al futuro.

Pero en realidad todo se reduce a lo mismo: el miedo; un miedo que nos empequeñece ante todo lo que somos, que nos limita ante todo el poder que tenemos, y que nos aleja de la felicidad para la que todos merecemos.

Es así. Nuestros miedos nos impiden que logremos todo lo que más queremos en nuestra vida: una buena relación de pareja, una carrera exitosa, ese viaje que quieres hacer sí o sí pero postergas continuamente, ese vicio que sabes que debes dejar pero que no abandonas porque esperas a que llegue “el momento” (y nunca llega, porque el único momento que existe es ahora)…

La cuestión es que dejamos para más adelante todas esas cosas que dan sentido a nuestra vida y que determinan nuestra felicidad y la de los demás porque simplemente tenemos miedo.

Y no debemos olvidar que el miedo solo lleva a una sola cosa: más miedo. Y eso hace que termine por convertirse en un círculo vicioso que si no decides parar ahora, va a seguir afectando a tu felicidad y la de los tuyos.

Meditación y metas por cumplir: ¿Quién dijo miedo?

Muchos de los miedos que ahora tienes son fruto de experiencias de tu infancia, de temores pasados o de sucesos desagradables.

El secreto para superarlos está precisamente en volver a la raíz del problema para re-programar la percepción que tienes en la actualidad y así cambiarla. Y todo eso puede hacerlo la meditación.

Hace unas semanas te compartimos 100 razones de peso para meditar. Entre esas razones que puedes encontrar en la lista se encuentran algunas como que meditar ayuda a desarrollar una personalidad mucho más positiva, mejora los patrones de conducta negativa, cura los traumas del pasado, motiva los niveles de motivación interna y hace que controles conscientemente tu realidad.

Pues verás, todo eso se encuentra en el hemisferio derecho de nuestro cerebro; el que está ligado a la creatividad, la intuición y todas las experiencias que adquieres a través de las emociones.

Por tanto, hay que usar el lado derecho del cerebro (como por ejemplo la visualización y la imaginación) para resolver esta clase de problemas.

Y eso se consigue básicamente llevando al cerebro a funcionar de 7 a 14 ciclos por segundo, o dicho de otro modo: entrando en estado Alfa.

Eso te ayudará a encontrarte con tu verdadero “yo”, a ser más consciente de todo lo que te rodea… Te ayudará a aumentar tu capacidad para tomar decisiones, a desarrollar tu intuición y aumentar tu creatividad, y por supuesto te ayudará a alejar tus miedos y convertirte en una persona que logra sus metas.

Una de las mejores formas de entrar en estado Alfa es a través de la meditación, pero incluso para eso a veces necesitas estar en Alfa. Y ese es uno de los motivos por los que los audios de Omsica producen grandes resultados: no solo hacen que medites en estado Alfa como y cuando quieras, sino que te ayuda a entrar en ese estado de manera inmediata a base de combinar sonidos y tecnología.

Dicho de otro modo, no debes entrar en Alfa para empezar a escuchar los audios de Omsica: la tecnología lo hace por ti.

Y si eres de los que piensa que una buena teoría debe complementarse con una buena práctica, te recomendamos que te relajes, te coloques tus audífonos y disfrutes de este audio de Omsica de regalo.

Esto te ayudará a poner en práctica tus sentidos subjetivos para que cambies todas esas programaciones negativas y para que logres todas las metas que te propongas para mejorar tu vida.

Ejercicio de visualización para alejar el miedo

Y para terminar, queríamos compartir contigo un ejercicio de visualización para que dejes de lado el miedo y la ansiedad:

1.- Siéntate en una posición cómoda para meditar y procura tener en todo momento la espalda recta.

2.- Cierra los ojos y respira de forma natural a través de la nariz.

3.- A continuación, dedica unos minutos a identificar qué es lo que ahora mismo te causa miedo.
Define tus miedos; ya sean el miedo a morir, el temor a la pérdida, el miedo al fracaso o cualquier otra clase de miedo tenga presencia en tu día a día.

4.- Cuando ya los hayas identificado, piensa cómo crees que debe ser la situación ideal o cómo te deberías comportar si no manifestaras ese miedo.
Piensa que todos esos temores y peligros que sientes, TODOS, no son más que producto de tu mente y de experiencias negativas del pasado.

5.- Visualiza tus miedos con sus causas reales y exhálalos en forma de un espeso y denso humo; un humo que sale de las fosas nasales y desaparece en el espacio para no volver.

6.- Después escucha los audios de Omsica para llegar al nivel Alfa (si no los tienes, puedes escuchar nuestra muestra grauita), y cuando estés en Alfa visualiza la situación ideal positiva para que tu cerebro aprenda de ella.

7.- A medida que inhalas imagínate que estás respirando energía pura en forma de luz blanca, que llena tu cuerpo y tu mente.
Lo cierto es que estos cambios toman algo de tiempo, así que deberías practicar siempre que puedas. Pero después de meditar así durante un tiempo notarás como la conexión entre tu cuerpo y tu mente es cada vez más fuerte y pura.

Te sentirás con más energía, más ligero y tu mente estará clara, llena de paz y sin miedos. ¿Tienes algo que perder? No, y no solo eso: ¡tienes mucho que ganar!

Y antes de terminar nos gustaría preguntarte algo: ¿Cuál es tu mayor miedo?

Es importante que te respondas a esa pregunta, pues en la respuesta está la base de por qué no logras lo que quieres.

Nos gustaría que compartieras tus miedos y tus trabas con nosotros, es la mejor forma que tenemos para ofrecerte siempre información de tu interés.

Y recuerda: con perseverancia y valentía lograrás grandes cambios 🙂