¿Has imaginado alguna vez tener el trabajo que siempre soñaste, mientras haces lo que más te apasiona, creces continuamente, ayudas a los demás a mejorar sus vidas y compartes buenos momentos con grandes compañeros?

Yo creí que todo eso no era compatible… hasta que conocí Mindvalley Hispano.

Te estarás preguntando quién te habla… Mi nombre es Elisabet Parera, tengo 27 años, soy periodista, vivo en España y mi función en la empresa es la de crear contenidos.

Llevo poco tiempo trabajando en Mindvalley Hispano, pero realmente no necesito mucho más para darme cuenta de que formo parte de una empresa que siempre exige el máximo y siempre da el máximo. Y todo ello con un objetivo claro que todos los miembros del equipo compartimos: ayudar a los demás difundiendo ideas brillantes.

¿Y qué decir de la forma en qué llevamos a cabo nuestras tareas?

Trabajo en zapatillas de andar por casa mientras tomo una taza de té recién hecho.

Realizo mis funciones mientras, alguna que otra vez, se asoma mi mascota a mi habitación en busca de caricias.

Escribo desde mi computadora mientras sé que a miles de kilómetros tengo a compañeros dispuestos a ayudarme si surge alguna duda o si necesito algún consejo.

Creo mis propios horarios, escucho música sin necesidad de usar auriculares, y mi oficina se llama “habitación de Eli”, “playa”, “montaña” o cualquier otro lugar con conexión a Internet.

En Mindvalley Hispano estoy sola sin estarlo.
Dice el refrán que uno puede estar rodeado de gente y sentirse solo. Yo estoy en la cara opuesta: aunque “físicamente” no haya nadie junto a mí mientras trabajo, sé que al otro lado de la pantalla hay personas de carne y hueso dispuestas a tenderme una mano en todo momento.

Esa es precisamente la magia de trabajar en una empresa virtual: no solamente das lo mejor de ti para crecer mientras adoras el trabajo que llevas a cabo, sino que aprendes continuamente, haces que la distancia desaparezca y creces cada día mejorando la vida a los demás.
Y es que, ¿hay algo más transparente y positivo que estar rodeado de gente alegre cuyo propósito no es otro que hacer que millones de personas en todo el mundo mejoren sus vidas?

Esto es lo que hacemos en Mindvalley Hispano, la empresa que nunca duerme. Nunca. Porque mientras termino estas palabras doy el último bocado a mi desayuno, pero hay compañeros que justo ahora se acuestan y otros a quienes hace horas les sonó el despertador. Vivimos al mismo tiempo a pesar de vivir en horas distintas… Y me encanta, porque eso es parte de la magia de Mindvalley.

Así que antes de despedirme me gustaría decirles algo: luchen por sus sueños porque, sean cuales sean, son posibles y están esperando a que vayan a por ellos. Yo puedo asegurarles que se cumplen 🙂