¿Eres de los que se han quedado dormidos mientras meditan? No te preocupes: es algo muy normal, sobretodo en los inicios. Y, además, hay solución.

Hace unos meses publicamos una encuesta preguntando a los usuarios de Omsica cuáles son las principales dificultades con las que se encuentran al comenzar a meditar. Quedarse dormido, con alrededor del 25% de los votos, fue la segunda más votada tan solo superada por la opción de cómo poner la mente en blanco.

¿A ti también te ocurre? ¿Sueles dormirte durante la meditación? ¿Conoces a alguien que se quede dormido mientras intenta relajar la mente? Si eres de los que tiene dificultades para mantenerse despierto, a continuación te proponemos unos consejos para que el sueño no te impida disfrutar de una meditación exitosa:

[adrotate banner=”4″]

1.- Ponte más incómodo. Sí, como lo lees. Si cuando meditas te quedas dormido puede ser porque estás muy a gusto y tu cuerpo se relaja tanto que se queda dormido. Si meditas acostado, es normal que tengas más facilidad para quedarte dormido sobretodo hasta que la mente se acostumbre, así que un buen consejo sería que medites sentado. Si ya meditas sentado y también te quedas dormido, cambia un poco tu postura para estar un poco más incómodo dentro de la comodidad (al borde de la silla, con las piernas cruzadas…).

2.- Mantén el equilibrio. Si te sientas en una silla, escoge una con respaldo recto. Mientras estés sentado, no permitas que la espalda se apoye en la parte posterior de la silla. Para conseguirlo, necesitarás sentarte unos centímetros más hacia adelante, y de este modo si te entra el sueño tu cuerpo necesitará ajustarse para mantener el equilibrio y evitarás dormirte.

3.- Descansa lo suficiente. Muchas de las veces que nos quedamos dormidos es porque en realidad nuestra mente lo necesita. Si no calculas bien las horas de descanso, será más fácil que durante el día vayas más cansado. Incluso puedes tomar una siesta de unos 20 minutos para volver a dar energía al cuerpo.

4.- Elige bien la hora. Si meditas por la noche antes de acostarte o al mediodía justo después de haber comido algo, las probabilidades de que te quedes dormido son mayores que si meditas en cualquier otro momento del día. Trata de meditar durante la mañana, ya que por la noche estamos cansados de toda la actividad del día y es más fácil quedarse dormido. Cuando seas más experimentado, escoge el momento del día que mejor te siente.

5.- Usa la lengua. Si estás en una buena postura, escoges una buena hora y duermes las horas requeridas pero te sigues quedando dormido, hay una técnica utilizada en el yoga que resulta muy eficaz para mantenerse despierto. Consiste en colocar la lengua detrás de los dientes incisivos superiores, presionando el paladar. La actividad muscular, aunque el movimiento sea mínimo, impide que uno pueda quedarse dormido mientras se relaja. Cuando vayas adquiriendo más práctica, intenta ir relajando la actividad muscular hasta que ya no necesites ninguna acción para mantenerte despierto.

6.- Escucha música. La música es otra de las alternativas para evitar dormirse al meditar. Intenta colocar música de fondo a bajo volumen para que te ayude a centrarte. Debe ser una música que te ayude a concentrarte y a la vez a relajarte.

7.- Céntrate en tu respiración. Otra de las opciones para evitar dormirte es enfocarse en el ritmo y la profundidad de las respiraciones. De esta forma no solamente te mantendrás en alerta y despierto sino que la meditación se convertirá en una práctica más consciente y comprometida, pero también más fácil, más natural y más agradable.

8.- Come variado y haz ejercicio. Cada mañana haz algunos estiramientos y ejercicios breves para tener una mejor circulación. Eso te ayudará a despertarte y te preparará para la meditación. Y si además sigues una dieta saludable no te sentirás pesado ni con hambre, sino que estarás a la perfección para meditar sin distracciones.

Como ves, hay muchísimas técnicas y consejos que impiden que nos quedemos dormidos durante la meditación. Así que la próxima vez que te sientes a meditar… ¡Disfruta de sus beneficios sin tener que quedarte en el intento! ¿Qué te parecieron estos consejos? ¿Conoces algún otro remedio eficaz que pueda ser de ayuda para los demás? Pon en práctica estos consejos y ¡cuéntanos cómo te fue!

[adrotate banner=”1″]